Mi esposa siempre quiere vivir en su propia casa. ¿Qué tengo que hacer?